China vuelve a la normalidad: 1000 corredores participan en una Marathon

China poco a poco recupera la vida normal, abren los comercios, museos, industrias y la gente vuelve a practicar deporte.

Con el objetivo primordial de promover de nuevo el deporte y de volver, por fin a la normalidad, se llevó a cabo la primera carrera del país en Chengdu, en Sichuan. La Panda Mini Marathon, que normalmente es una maratón de 20.000 personas se celebró reducida y con máximas medidas de precaución en el regreso de los chinos a las calles, en esta ocasión recibió 1.000 corredores, la idea no fue organizar un gran evento, sino devolver la confianza a los corredores.


La carrera se llevó a cabo con todas las medidas de precaución que podamos pensar. Los que corrieron con el dorsal lo y remeras amarillas y una mascarilla en la cara que era obligatoria. A todos se les ha pedido el documento y se les tomó la temperatura, además de hacerles salir escalonadamente en diez grupos que tomaban las salida cada dos minutos para evitar una aglomeración como la que se vio hace una semana en Bath (Gran Bretaña), con 6.200 corredores en riesgo por no tomar las medidas correctas.

En teoría también se debía mantener la distancia de seguridad de 1,5m pero como es de imaginar, esto fue imposible. Simplemente no se tocaban entre ellos. La última medida instaurada por los organizadores fue asegurarse de que no saliesen todos de golpe. Para ello dividió a los corredores en 10 grupos que salieron distanciados con dos minutos.



Aunque no faltaron opiniones contrarias a la carrera, muchos lo vieron como un impulso de confianza para una sociedad que lleva dos meses confinada. Aunque los colegios siguen sin fecha de apertura, cada vez más comercios abren sus puertas y los ciudadanos empiezan a salir a las calles, aunque sea obligados a llevar mascarillas y a pasar por el termómetro. China sigue líder en el acumulado de casos, con 81.537 personas diagnosticadas con coronavirus, 3.270 fallecidos y 72.703 que han salido adelante, pero acumulan ya varios días consecutivos con menos de 10 muertos y los contagios locales son ya casi inexistentes.

Una muestra de que en alguna parte del mundo se le va recuperando del coronavirus y que hay esperanza al final del camino. Las medidas adoptadas en China fueron muy drásticas, pero al final y tras mucho sufrimiento, por fin pueden salir a la calle y disfrutar de algo que muchos ciudadanos de otros paises aficionados al running añoramos estos días.